Volumen 6 No. 1
Enero - Marzo 2005
Salus cum propositum vitae

SEGURIDAD ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL. DETERMINANTES Y VIAS PARA SU MEJORA

Dixis Figueroa Pedraza
Bolsista CAPES/CNPq – IELN – Brasil. –
Universidad Federal de Pernambuco
E-mail: dixisfigueroa@excite.com

Introducción

Entre los más difíciles problemas confrontados por la humanidad  está la escasez de alimentos y las dietas deficitarias. La producción de alimentos ha crecido en muchos países; sin embargo,  el número de personas hambrientas ha aumentado debido al rápido  crecimiento de la población y la carencia de una distribución  efectiva de alimentos; a todo esto se suma que la cadena  alimentaria es más vulnerable a la contaminación ambiental. A medida que la población mundial aumenta, nos persigue cada vez con mayor insistencia la imagen de los pobres y hambrientos. (1)

La Seguridad Alimentaria representa el acceso de todas las personas en todo momento a los alimentos necesarios para llevar una vida activa y sana. Esto referido a los hogares representa la capacidad de las familias para obtener, ya sea produciendo o comprando, los alimentos suficientes para cubrir las necesidades dietéticas de sus miembros. Esto sólo se consigue cuando se dispone de suministros de alimentos, material y económicamente, al alcance de todos. (2,3,4)

Causas de la Inseguridad Alimentaria-Nutricional

La pobreza es la  causa fundamental de la Inseguridad Alimentaria ya que  ella puede ser causa del desempleo o ingresos insuficientes que no permite adquirir los alimentos necesarios de forma suficiente, la pobreza existe donde quiera que haya personas extremadamente desposeídas o gravemente desfavorecidas; tanto en los países en desarrollo como en los ricos. El problema  de muchos hogares pobres es que la mayor parte o la  totalidad de su trabajo y de sus ingresos apenas alcanza para cubrir sus necesidades en circunstancias normales. Esos hogares no  tienen capacidad de reserva para hacer frente a las cosechas  escasas, la falta de trabajo o la falta de alimentos complementarios como los productos silvestres de los bosques.

Otras causas de la Inseguridad Alimentaria son el insuficiente acceso a tierra cultivable para los agricultores de subsistencia; la insuficiente producción de alimentos básicos, por dificultades con los recursos agrícolas o sus usos; la inadecuada comercialización (distribución) de alimentos básicos debido a malas condiciones físicas o económicas; la falta de sistema adecuado de subsidio alimentario a los grupos vulnerables, que muchas veces está ligado al servicio de salud; y la falta de educación, especialmente de las madres, que dificulta la confección de dietas equilibradas y en condiciones higiénicas adecuadas, así como una mejor distribución intrafamiliar de alimentos. (5,6,7)

Consecuencias de la Inseguridad Alimentaria-Nutricional

La Seguridad Alimentaria es un factor de desarrollo económico, de bienestar emocional y psicológico y por su contrario la Inseguridad Alimentaria conlleva grandes pérdidas de productividad y crecimiento económico imposibilitado debido a la insuficiencia en el desarrollo físico e intelectual del capital humano, disminución del rendimiento laboral, de los ingresos obtenidos, de la capacidad cognitiva y de los resultados escolares.

Además la Inseguridad Alimentaria tiene como consecuencias la dependencia de las importaciones de alimentos (nivel nacional o regional), problemas nutricionales de uno o más miembros de la familia (nivel familiar), y el incremento de la morbilidad y la mortalidad. La Inseguridad Alimentaria puede conducir así a una asignación incorrecta de recursos escasos y a la pérdida (venta) de bienes de producción. (8)

Magnitud del problema

Hoy en día hay más de 800 millones de personas que viven en la pobreza con serio peligro de desnutrición crónica y no pueden disfrutar de una vida saludable y activa; entre ellos más de 200 millones de niños menores de cinco años que se acuestan todas las noches con hambre sin disponer de las calorías y proteínas esenciales que necesita su cuerpo para crecer. Estas personas llevan una vida miserable y se ven privadas del derecho más fundamental del ser humano: el derecho de la alimentación. La mayoría de esas personas viven en los países de bajos ingresos con déficit de alimentos porque no producen suficientes alimentos para sustentar a sus gentes y no tienen recursos para cubrir el déficit con importaciones.(9,10,11)

La Cumbre Mundial de la Alimentación, realizada en 1996, fue palco de un compromiso firmado entre 186 países para reducir a la mitad el número de desnutridos en el mundo hasta el año 2015. Infelizmente, según la propia FAO, en su velatorio sobre la Inseguridad Alimentaria en el Mundo del 2001, muy poco o prácticamente nada ha sido hecho para alcanzar la meta deseada. Dos años después de la Cumbre, el número de subnutridos en el mundo, estimado en cerca de 830 millones, permanecía sin alteraciones. Actualmente, el plazo para el cumplimiento de la meta fue extendido para el año 2030. Hoy sigue siendo el hambre el mayor problema social de la humanidad.(12,13)

Se tiene una idea aproximada sobre el número de víctimas de la Inseguridad Alimentaria, lo mismo que sobre su localización. Básicamente, todas las estimaciones coinciden en que gran parte de las personas con deficiencia alimentaria del mundo en desarrollo, y en particular las más pobres, viven en el sur de Asia, en particular en la India y Bangladesh, situándose a continuación al este de Asia y el Africa subsahariana. La incidencia de la Inseguridad Alimentaria es alta en África y en el sur de Asia, bastante alta en el Oriente Medio y el norte de África y considerablemente más baja en el este de Asia y en Latinoamérica y el Caribe (donde  viven 55 millones de personas en Inseguridad Alimentaria - SOFI, 2000). En Latinoamérica, los países con altas cifras de Inseguridad Alimentaria son: Nicaragua, Guatemala y Honduras en Centroamérica. Haití en el Caribe tiene 4.5 millones de personas subnutridas o 56% de la población. En Sudamérica los países andinos tienen las cifras más altas. Bolivia y Venezuela son los países con las situaciones nacionales más graves: respectivamente 22% y 21% de la población está subnutrida, o sea 1.7 millón de personas en Bolivia y 4.8 millones en Venezuela (SOFI 2001). (14,15,16)

La definición de Seguridad Alimentaria también se refiere a la calidad de los alimentos y la utilización biológica; entonces no sólo implica déficit de energía sino de otros nutrientes (hambre oculta). En este sentido se destacan los micronutrientes yodo, hierro y vitamina A.

La deficiencia de hierro es uno de los principales problemas de micronutrientes de América Latina que afecta de manera generalizada a todos los países. Las prevalencias estimadas por la OMS para 1997 son: 22,9 % en niños de 0 a 4 años; 36,9 % en niños de 5 a 14 años; 39 % en mujeres embarazadas; 31 % en mujeres de 15 a 59 años; y 11,0 % en hombres de 15 a 59 años. Esto representa una población de 117 millones de personas afectadas por deficiencia de hierro. Según el ICCIDD/OMS/UNICEF la tasa total estimada de bocio en escolares para la región en 1993 es de 8,7%, con prevalencias que oscilan del 0 % en Uruguay al 48,7 % en Paraguay. Con base en esta información se estimó que la población en riesgo de deficiencia de yodo es de 37,8 % (168 millones de personas) y con bocio es de 14,2 % (63 millones).

La deficiencia clínica de vitamina A en América Latina, estimada por la UNICEF y la Universidad de Tulane, fue de 0,35 % para 1985 la que descendió a 0,24 % en 1995 (120 mil individuos). La deficiencia de vitamina A tiene su predominio en las zonas áridas del nordeste de Brasil, Haití y América Central; sin embargo, las encuestas epidemiológicas indican que esta deficiencia está distribuida en la región de manera más generalizada que la que los datos clínicos parecen indicar. Según las zonas geográficas de estudio, en Bolivia se han encontrado prevalencias de niveles bajos de retinol sérico de 9,0 a 19,3 % y en Brasil de 13,2 a 48,8 %. (17)

Componentes de la Seguridad Alimentaria

Son tres los componentes de la Seguridad Alimentaria en el ámbito nacional y por ello los factores que intervienen en su consecución:

· Disponibilidad de suministros

El suministro de alimentos es un requisito esencial para el  bienestar nutricional de la población en constante crecimiento; depende de la producción (principalmente en los países en desarrollo y específicamente en las zonas rurales, la producción para el consumo) en la cual juega un papel esencial la agricultura ya que la mayoría de la población depende o está vinculada  a esta forma de obtener alimentos, de la  reducción de pérdidas post cosechas, de las políticas comerciales,  volumen de las  importaciones (principalmente en los países desarrollados)  y exportaciones, de los precios internacionales de los alimentos, de la disponibilidad de divisas para importar alimentos y de la disponibilidad de ayuda alimentaria. A nivel del hogar el concepto de suficiencia se relaciona con la disponibilidad de los alimentos en los mercados locales o de la producción local o familiar  y donde juega un papel muy importante los efectos del clima. (18,19)

Muchos países adoptan políticas de  autosuficiencia alimentaria por estimar que es muy arriesgado  depender del mercado internacional. La ayuda alimentaria ha desempeñando un papel decisivo en épocas de necesidad apremiantes para algunos países, pero no es una fuente fiable de suministro alimentario para los países con déficit de alimentos  y de bajos ingresos ya que cuando los precios del mercado mundial aumentan, los suministros de ayuda alimentaria de los donantes se suelen reducir, por lo que una medida más sostenible y fiable en relación con esto es el incremento de los ingresos de divisas en estos países con déficit de alimentos a través del aumento de sus excedentes de exportación y la mejora del medio comercial internacional.

El suministro suficiente de alimentos a escala nacional no provoca automáticamente la Seguridad Alimentaria de todos los hogares ya que pueden seguir existiendo familias pobres que no cuenten con los medios necesarios para producir, o con el poder adquisitivo para adquirir los alimentos que necesitan. (20,21)

· Acceso material y económico a los suministros que necesita

La disponibilidad de alimentos no es el problema principal, la clave está en si las personas pueden comprar los alimentos disponibles en cantidades suficientes para poder disfrutar de una alimentación adecuada, lo que a nivel del hogar se traduce en el acceso de todas las personas del hogar. La carencia de acceso puede ser económica (pobreza, altos precios de los alimentos, falta de créditos) y física (pobres carreteras e  infraestructura de mercado).

El mantenimiento y el incremento del poder adquisitivo de las familias pobres mediante la creación de empleos estables y otras oportunidades de generación de ingresos que mejore el acceso a los alimentos y por lo general la ingestión calórica (se dice por lo general ya que puede ser que los ingresos adicionales sean usados para productos no alimenticios o para alimentos de baja calidad), el consumo de estos y el bienestar nutricional, el control de la inflación y el suministro estable de alimentos de bajo costo es, en muchos casos, un requisito preliminar de la Seguridad Alimentaria en los hogares.

La inaccesibilidad física es producto de las limitaciones, debido a los sistemas inadecuados de comercialización y distribución influenciado por producción dispersa, mal estado de las carreteras y de los medios de transporte y de información sobre mercados y sus precios que provoca el difícil acceso oportuno y periódico a los mercados. (22,23,24)

· Estabilidad de los suministros y demanda (consumo) de alimentos de un año a otro y   dentro del mismo año

Para lograr la estabilidad debe evitarse la inestabilidad de la producción y de los  precios entre las diferentes zonas. Es importante tener una adecuada infraestructura de mercado para  garantizar la estabilidad de los suministros, al igual que la  capacidad de almacenamiento que afecta tanto la seguridad en el ámbito  nacional como local y familiar.

Las pérdidas post cosechas afectan intensamente a los países en  desarrollo, éstas pueden ser primarias cuando son ocasionadas por  agentes biológicos, daños bioquímicos, mecánicos, físicos y fisiológicos y secundarias debidas al secado inadecuado, malas  condiciones de almacenamiento y transportación. (25,26)

Las variaciones estacionales en el suministro de alimentos también  pueden afectar la estabilidad e influyen en la seguridad  alimentaria. Hay evidencias de que indicadores del estado  nutricional y la Seguridad Alimentaria Familiar, presentan  fluctuaciones estacionales en países subdesarrollados, esto es  causa de Inseguridad Alimentaria transitoria.

Cuando los países dependen demasiado de la importación de alimentos deben disponer de fuentes estables de divisas y su  moneda debe ser aceptable en el mercado internacional. Los países  que dependen de un único producto de exportación para obtener  divisas corren grandes riesgos si disminuye el precio de  exportación y son más vulnerables a los riesgos de la inseguridad  alimentaria. (27,28)

En conclusión  podemos reflejar como la Inseguridad Alimentaria puede ser el resultado de la falta de disponibilidad, de acceso o de fiabilidad (referido tanto a la disponibilidad como al acceso) o de una combinación de estos factores. La disponibilidad depende de los precios relativos de los insumos y de la producción, de las posibilidades tecnológicas de producción y de la distribución. El acceso depende de la demanda de los alimentos que a su vez está determinada por  el precio de los alimentos, precio de artículos complementarios y sustituibles, los ingresos, factores demográficos y gustos o preferencias. La fiabilidad depende de las variaciones estacionales y otras circunstancias de la naturaleza que repercuten en la estabilidad de los suministros, los cambios abruptos de la demanda influyen en la estabilidad de los precios y la interacción de las políticas macroeconómicas y sectoriales dentro de cada país y entre países puede influir en ambos. (29,30)

Requisitos de un sistema alimentario para la Seguridad Alimentaria

Entre los problemas que afectan a la disponibilidad de alimentos se distinguen los relacionados a los sistemas alimentarios, o sea, las características, que con relación a la oferta, un sistema alimentario debe reunir:

1. Grado de suficiencia de la oferta para satisfacer determinados niveles de demanda

Se refiere a la capacidad para producir, almacenar e importar alimentos suficientes para atender las necesidades básicas de toda la población (necesidades de energía y nutrientes). Esto significa que un sistema alimentario es suficiente cuando es capaz de generar una disponibilidad agregada que permita satisfacer la demanda efectiva existente más las necesidades alimentarlas básicas de aquellos sectores que, por problemas de ingreso no pueden traducirla en demandas de mercado. Se supone adicionalmente, que el logro de esta condición no debe afectar la sustentabilidad a largo plazo del sistema ni la equidad en el acceso.

De la definición adoptada se deriva que la magnitud de los requerimientos para cubrir el nivel de suficiencia será mayor mientras mayor sea desigualdad en la distribución del ingreso. En todos los casos en que hay porcentaje de población por debajo del nivel normativo adoptado (cualquiera que éste sea), las disponibilidades tendrán que superar, por un cierto margen a la ingesta promedio si se quiere hacer universal la satisfacción de los requerimientos calóricos, sin alterar los niveles de ingesta de los grupos que están por arriba de dichos promedios. (31,32)

2. Nivel de autonomía y autodeterminación

Representa el volumen de importaciones dentro de la disponibilidad total, no significa necesariamente autosuficiencia (dependencia lo menor posible del mercado internacional) a pesar de ser la mejor forma de lograr la autonomía. Representa la vulnerabilidad externa de los sistemas alimentarios que, cuando se desea ver la vulnerabilidad del conjunto del sistema alimentario, necesita incluir los insumos y medios de producción necesarios, tanto para la producción agrícola como para la industria agroalimentaria. Su objetivo es reducir la vulnerabilidad a las fluctuaciones del mercado internacional y las presiones políticas.(33,34,35)

3. Grado de estabilidad o fiabilidad de la oferta interna y de sus componentes

Se refiere a las fluctuaciones o magnitud de oscilaciones de la oferta en el tiempo. Su objetivo es reducir al mínimo las variaciones estacionales en el acceso a los alimentos, es decir, la estabilidad, tanto de un año para otro como a lo largo del año, de los suministros de alimentos (producción) y de los precios en las localidades.(36,37)

4. Sustentabilidad en largo plazo de los actuales patrones de oferta y demanda

Significa que el sistema alimentario sea sostenible a largo plazo a fin de que el sistema ecológico este protegido y mejore con el tiempo. Este concepto abarca la necesidad de un elemento amortiguador contra las escaseses anuales temporales y para el logro de una seguridad de disponibilidad a largo plazo. Lleva implícito la conservación de la base de recursos naturales (renovables y no renovables), que abarca la conservación de la parte de la base alimentaria tradicional, que se recoge a partir de los bosques o cualquier otro lugar, lo que a menudo constituye un componente altamente significativo de las dietas de las personas.

A este aspecto de la Seguridad Alimentaria contribuye de forma importante los esfuerzos hacia la estructuración de una agricultura local sostenible, adicionalmente los planes de acción para asegurar la alimentación para los necesitados contribuirán a la Seguridad Alimentaria familiar solo si el suministro de tal alimentación resulta sostenible.

En resumen la sustentabilidad es el reflejo de la capacidad de asegurar en el tiempo la suficiencia, la estabilidad y la autonomía, evitando el deterioro de los recursos renovables y no renovables). (38,39,40) (

5. Equidad

Representa el acceso seguro a alimentos suficientes para todos los grupos sociales y lleva implícito la inocuidad alimentaria por su incidencia en la salud de la población. El consumo básico de todos los sectores de la población se hace difícil debido a la carencia de acceso que, como se ha dicho, puede ser económica (pobreza, altos precios de los alimentos, falta de créditos) o física (pobres carreteras e infraestructura de mercado).

El acceso material, económico y social a los alimentos sólo se consigue con suministro suficiente de alimentos en las zonas inseguras, para lo cual se necesita adecuada infraestructura de mercado, con acceso al empleo e ingresos suficientes en relación con los precios de los alimentos los cuales deben ser estables. Dado la fragilidad de muchas economías rurales los problemas con la accesibilidad pueden ocasionar afectaciones nutricionales.

El acceso además puede verse afectado por  las preferencias culturales y los conocimientos nutricionales por lo que se necesita de la educación alimentario - nutricional. Una vez que se tenga el acceso, vienen a jugar parte otros elementos como el deseo de comprar o cultivar los alimentos, los hábitos nutricionales, los conocimientos sobre nutrición y la forma de preparar los alimentos, que influyen en su consumo y por tanto en el bienestar nutricional, que es en sí el objetivo final de la Seguridad Alimentaria. (41,42,43)

Seguridad Alimentaria Familiar

En el ámbito individual y familiar la Inseguridad Alimentaria es un reflejo de la falta de acceso suficiente a los alimentos, y aquí encontramos la relación entre la Seguridad Alimentaria Nacional y la Seguridad Alimentaria Familiar que representa una de las cuestiones  más difíciles e importantes que deben resolver los gobiernos de todos los países, problema que se agrava  más por el hecho de que el acceso suficiente de los hogares a los alimentos es condición necesaria pero no suficiente para que todos los miembros del hogar tengan una alimentación suficiente y mejoren su estado nutricional ya que el estado nutricional de cada miembro de la familia depende de que se cumplan dos condiciones más: Cuidados adecuados y adecuada prevención y control de las enfermedades.

Así, para el logro de la Seguridad Alimentaria Familiar ésta debe ser ubicada en un contexto amplio que muestre los diversos niveles organizativos en los cuales la Seguridad Alimentaria puede enfocarse y las obligaciones estatales definirse. Estos niveles son: el nivel global, nacional, comunitario o regional, familiar e individual; pudiendo destacar y evaluar los componentes o factores de la Seguridad Alimentaria los cuales a su vez están influenciados por una diversidad de factores posibles de usar como indicadores que hacen que la Seguridad Alimentaria tenga que ser analizada desde un entorno socioeconómico y político. (44,45)

Ningún marco conceptual es capaz de modelar todos los aspectos involucrados en el complejo proceso que determina la Seguridad Alimentaria de hogares; la importancia relativa de un factor sobre otro varía de país a país, entre regiones dentro del mismo país, como también entre comunidades y entre hogares por lo que se requiere de un estudio específico para poder actuar sobre la Seguridad Alimentaria. Pero, sin embargo, la identificación de los factores de la Seguridad Alimentaria de hogares, las interrelaciones entre ellos y los mecanismos o procesos básicos que explican el comportamiento de los hogares, son conocimientos claves para el diseño de alternativas más eficientes y más efectivas que buscan la Seguridad Alimentaria de los hogares. (46)

Los factores interrelacionados, determinantes de la Seguridad Alimentaria y el bienestar nutricional familiar son:

· Suficiencia de alimentos a través del mercado y de otros  canales

La disponibilidad de alimentos en los hogares requiere que  éstos estén disponibles en los mercados locales, para lo cual es  necesario que exista la producción, la acumulación de existencias  y el comercio internacional de alimentos; un fallo en cualquiera  de estos eslabones contribuye a la Inseguridad Alimentaria. (47)

· La capacidad o acceso de los hogares para adquirir los alimentos disponibles en el mercado y otras fuentes

Depende de los  niveles de ingresos y de los precios y de la infraestructura de mercado y carreteras. Dado la  fragilidad de muchas economías rurales, los problemas con la  accesibilidad (sistemas inadecuados de comercialización, distribución), pueden ocasionar serias afectaciones nutricionales. El acceso insuficiente de los hogares a los alimentos puede ser crónico, debido a la pobreza, o transitorio, debido a malas cosechas, mal año ganadero, pérdida del empleo, problemas de importación, desastres naturales, etc.. (48,49,50)

· Estabilidad de los suministros y acceso

Es importante tener una adecuada infraestructura de mercado para  garantizar la estabilidad de los suministros, al igual que la  capacidad de almacenamiento que afecta tanto la Seguridad Alimentaria en el ámbito  nacional como local y familiar. La estabilidad de la producción y de los precios debe existir entre las diferentes zonas. (51,52,53)

· Cuidados adecuados a determinados grupos, en particular a los niños, que permita entre otros aspectos adecuada distribución intrafamiliar de alimentos

Los cuidados consisten en la dedicación, en el hogar y en la comunidad, de tiempo, atención y ayuda para cubrir las necesidades físicas, mentales y sociales de los niños en crecimiento y desarrollo, y otros miembros de la familia. Estos cuidados redundan en el uso óptimo de los recursos humanos, económicos y sociales. Particular importancia tiene la alimentación de los niños (amamantamiento y prácticas de destete) lo cual depende del apoyo nutritivo y emocional de los que prestan cuidados, en particular las madres por lo que se hace indispensable la educación materna; sin olvidar de que es necesario el apoyo de toda la familia al ser ésta la unidad social económica de mayor responsabilidad para el bienestar nutricional; por lo que hay que considerar las funciones, conocimientos, limitaciones de tiempo, ingresos y recursos y motivaciones de los miembros del hogar.

Un aspecto importante en los  países en desarrollo es la distribución de los alimentos en los  hogares; en ocasiones la suficiente disponibilidad de alimentos en los hogares  no garantiza a todos sus miembros un consumo suficiente de los  mismos, ya que se le da prioridad a determinados miembros del hogar de acuerdo con su posición en el mismo y no sus necesidades nutricionales. Que los alimentos disponibles por la familia se repartan de acuerdo con las necesidades individuales tiene que ver con el deseo de comprar alimentos específicos disponibles en el mercado o de cultivarlos para el consumo doméstico y con el modo de preparar los alimentos, todo lo cual está relacionado con los hábitos alimentarios, el control de los ingresos dentro de los hogares y los conocimientos nutricionales. Los niños de corta edad además de necesitar la correcta disponibilidad alimentaria también necesitan alguien que los alimente.

En el ámbito de la comunidad es importante el disponer de una suficiente organización y  prestación de cuidados de los grupos vulnerables, tanto directamente - evaluando la comunidad sus propios problemas y decidiendo las medidas apropiadas -; e indirectamente mediante la capacidad de la comunidad de sobrevivir en un ambiente ecológico y económico hostil. Además de la participación comunitaria otros mecanismos vinculados con los cuidados son los programas de alimentación, los subsidios alimentarios, los sistemas de seguridad social. Las personas desposeídas, los refugiados y las personas desplazadas son ejemplos particulares de grupos que dependen de la asistencia exterior para satisfacer sus necesidades nutricionales. (54,55,56,57)

· Adecuada prevención y control de las enfermedades para lograr adecuado estado de salud de los individuos

Que sean suficientemente variados, de calidad e higiénicos los alimentos (modo de preparación de los alimentos) permite a cada miembro de la familia que tenga un adecuado estado de salud (como factor importante también en la Seguridad Alimentaria) beneficiarse desde el punto de vista nutricional de los alimentos consumidos en lo cual influyen el control de los ingresos, las limitaciones de tiempo, los hábitos alimentarios y los conocimientos nutricionales.

Para que la ingestión de alimentos de por resultado efectos nutritivos deseables el organismo debe estar libre de enfermedades y principalmente de las infecciones que impactan negativamente en la utilización de los nutrientes y la energía alimentaria (sobre todo las enfermedades diarreicas y respiratorias, el sarampión, los parásitos intestinales y el SIDA repercuten en gran medida en el estado nutricional). Las infecciones son de por si perjudiciales para el estado nutricional, ya que reducen el apetito, y la ingestión de alimentos, y aumentan la demanda metabólica y las perdidas de nutrientes.

El estado de salud de los individuos depende, entre otras cosas, del estado nutricional de los mismos, de los conocimientos nutricionales, de las condiciones de salud e higiene en los hogares y comunidades y de la atención recibida. En el estado nutricional influyen factores físicos, sociales y mentales que determinan la digestión, absorción y utilización biológica de los alimentos; proceso en el que la inocuidad alimentaria tiene un rol esencial.

Todo lo anterior hace que sea necesario mejorar las condiciones de salud ambiental y los servicios de salud para romper el complejo malnutrición - infección. Las condiciones de salud ambiental incluyen los problemas del agua contaminada, la evacuación insana de los desechos humanos y del hogar y la deficiente higiene alimentaria y personal en los hogares y en los lugares de elaboración y comercialización de alimentos. Los servicios de salud contribuyen a mejorar el bienestar nutricional a través de las vacunas (impiden que se contraigan enfermedades), servicios terapéuticos (acortan la duración de las enfermedades) rehidratación oral (reduce la gravedad y consecuencias de las enfermedades diarreicas); además reforzando los servicios de salud se puede promover mas eficazmente la lactancia materna y practicas apropiadas de destete, así como los cuidados en el hogar y la  alimentación de los niños enfermos, cuidados apropiados antes del parto, servicios de asistencia en el parto, asesoramiento y enseñanza nutricional  y apoyar estrategias apropiadas para la prevención de carencias de micronutrientes. En estos servicios de salud reviste vital importancia la Atención Primaria de Salud, responsable de los cuidados sanitarios en la comunidad, que depende del grado de desarrollo del gobierno local, de la descentralización de responsabilidades y la gestión de los asuntos comunitarios por la comunidad misma. (58,59,60)

Además a estos factores debemos agregar el factor tiempo ya que es quien determina el tipo de Inseguridad Alimentaria Familiar. Dado el hecho de que garantizar la Seguridad Alimentaria de los hogares es una condición necesaria para mejorar el estado nutricional pero no es suficiente lleva a distinguir en el plano familiar dos tipos de Inseguridad Alimentaria: la crónica y la transitoria. (61,62)

La Inseguridad  Alimentaria crónica se debe a una dieta insuficiente mantenida  durante períodos  prolongados a causa de la incapacidad mantenida  de los hogares para adquirir los alimentos necesarios, ya sea por las compras en los mercados o por la producción. Por eso tiene como origen la pobreza por lo que merece políticas de incremento del suministro de alimentos, orientación selectiva de la asistencia al desarrollo o las transferencias de ingreso a favor de los pobres y la ayuda a los pobres para que tengan mejor conocimiento de las prácticas de nutrición y salud. (63,64)

La Inseguridad Alimentaria transitoria deriva de una disminución temporal del acceso a los  alimentos necesarios por parte de los hogares debido a factores como la inestabilidad de los precios de los alimentos, de los ingresos o del suministro de productos (producción). La variación estacional de la producción y de los precios también favorece la Inseguridad Alimentaria  transitoria de los hogares pobres al igual que los cambios  repentinos en los precios y en los ingresos, situación que de prolongarse puede llevar a Inseguridad Alimentaria crónica y al deterioro del estado nutricional. La Inseguridad Alimentaria transitoria podría paliarse estabilizando los suministros y ayudando a los grupos vulnerables con programas de empleo de urgencia, transferencia de ingresos o alimentos. (65,66,67)

La Seguridad Alimentaria de los hogares en zonas urbanas versus la Seguridad Alimentaria en zonas rurales es otra cuestión bien importante en relación a la Seguridad Alimentaria Familiar. En las zonas urbanas la Seguridad Alimentaria depende sobre todo del nivel de ingresos o acceso al empleo y de los precios de productos alimentarios básicos. Muchas familias carecen de los ingresos necesarios para comprar suficientes alimentos a precios corrientes para atender sus necesidades; los precios son función de la producción agrícola y además de las reservas y del comercio cuyo déficit provoca aumento de los precios o la interrupción de los canales de distribución y por tanto Inseguridad Alimentaria. De otro lado hasta 33% del presupuesto promedio de la familia urbana destinado a la compra de alimentos se gasta en alimentos preparados fuera de la casa, en restaurantes y por vendedores ambulantes. Es preciso tomar medidas para asegurarse de que esos alimentos sean nutritivos e inocuos. En las zonas rurales los problemas de Seguridad Alimentaria están vinculados con la producción de alimentos y el acceso a recursos para la producción, aunque también pueden asociarse a los precios e ingresos. La falta de ingresos fuera del sector agrícola y la mayor distancia a los mercados son otros factores que contribuyen a la Inseguridad Alimentaria rural. En relación con la utilización biológica de los alimentos, la falta de acceso a agua potable y servicios de salud y saneamiento podría ser más grave en el sector rural que en el sector urbano.(68,69,70)  

Aunque todavía gran parte del problema de la Seguridad Alimentaria se encuentra en las zonas rurales, debido a la urbanización rápida y a una creciente pauperización de la población urbana, el problema de Inseguridad Alimentaria está creciendo en las zonas urbanas y merece una atención especial. En la actualidad, la población de América Latina es urbana en su mayoría. En el año 2020, la población urbana podría llegar a 83%. El aumento de la población urbana, asociado con la pobreza rural, está provocando una seria contaminación de las aguas y del medio ecológico en general. Existen graves deficiencias en el abastecimiento de agua, en el tratamiento de las aguas servidas, y en las condiciones de higiene y saneamiento ambiental de las poblaciones. Además la población urbana tiende a ser más sedentaria que la rural, a sufrir más estrés y a consumir más drogas, alcohol y alimentos elaborados con elevado contenido graso. En general se puede decir que las enfermedades crónicas y la obesidad a menudo coexisten con las enfermedades infecciosas y la desnutrición en las familias pobres del sector urbano.(71)

A nivel nacional hay otros factores que afectan la disponibilidad, el acceso, y la estabilidad del abastecimiento alimentario familiar, además de los factores relacionados con la utilización biológica de los alimentos y la prestación de cuidados a los grupos vulnerables. Estos factores son entre otros: el crecimiento de la población, lo cual causa una alta presión sobre los recursos naturales limitados y la situación ambiental (calidad del agua y saneamiento); la pobreza y la educación, altamente relacionadas; la situación económica y política; el medio ambiente y las condiciones del mercado (nacional e internacional). Dentro y a través de estos factores el género es un asunto importante que tiene impacto en muchos de los factores mencionados anteriormente.

Como en general las mujeres tienen un papel importante en la producción de alimentos en el ámbito de los hogares y además en su preparación y distribución dentro de una familia, entonces su papel y la atención de sus necesidades específicas son indispensables para lograr la Seguridad Alimentaria. Además, los ingresos de la mujer tienen un impacto directo en la Seguridad Alimentaria de una familia. En general las mujeres utilizan sus ingresos más para el beneficio de la familia que los hombres. Ellas tienden a contribuir más a la Seguridad Alimentaria Familiar que los hombres que tienden a utilizar sus ingresos para su propio beneficio (productos de lujo, alcohol, tabaco).

A pesar de que la posición de la mujer dentro de una comunidad es un factor básico e importante para la Seguridad Alimentaria del hogar, su contribución muchas veces es invisible. Sin embargo, para poder entender y mejorar la situación de los hogares es importante reconocer este papel indispensable, de lo contrario se limitan las opciones para enfrentar a la Inseguridad Alimentaria.

La mayoría de la población femenina del sector rural enfrenta dificultades y limitantes para contribuir de manera más efectiva a la Seguridad Alimentaria. Por una parte, las políticas agrícolas carecen de respuesta adecuada a las necesidades de las mujeres campesinas sea porque hay falta de sensibilidad sobre los distintos roles que hombres y mujeres desempeñan en la producción agrícola y la Seguridad Alimentaria y porque sus aportes no son visibles. Existe también un problema de acceso de las personas a determinados recursos, sin embargo, en el caso de la población femenina, estos pueden llegar a ser más inaccesibles sea por razones culturales, de tradición o de la normativa que rige a las políticas agrícolas. Así se verifica que la falta de acceso a los recursos agrícolas, a la tenencia de la tierra, al crédito, los insumos y tecnologías agrícolas, la participación de actividades de capacitación no tradicionales, el acceso a servicios de comercialización previamente disponibles para los campesinos, y el impacto de la degradación del medio ambiente, son entre otros los factores que contribuyen particularmente a la Inseguridad Alimentaria del segmento femenino, especialmente cuando estas son jefas de hogar.

La educación de las mujeres es un elemento clave para reducir la desnutrición de los niños y es un elemento importante en todas las estrategias de largo plazo para reducir la desnutrición. En 1995, el 85% de las mujeres en América Latina y el Caribe eran analfabetas, mientras 52% de las niñas entraron en el nivel intermedio de la enseñanza. (72,73,74)

Para combatir la Inseguridad Alimentaria familiar, se trata de crecimiento económico donde resulta más posible poner en práctica medidas que aumenten la equidad para lo cual en los países subdesarrollados el sector agrícola constituye la fuente directa o indirecta de supervivencia de una gran parte de la población. Son importantes las acciones a todos los niveles, sin embargo tanto como sea posible la acción debe generarse en directa respuesta a las necesidades según se identifiquen por y para las familias. Manteniendo presente que la seguridad nutricional para los miembros individuales es la última meta se debe establecer además de la suficiencia, la estabilidad y el acceso, los cuidados y la adecuada prevención y control de las enfermedades para el logro de la Seguridad Alimentaria y Nutricional. Por ello cada condición o componente puede y debe definirse y ser elaborada operacionalmente en todos los niveles y se debe tener presente que al nivel doméstico todas las condiciones deben estar presente simultáneamente para el máximo efecto de la seguridad nutricional del individuo. (75,76,77)

Grupos más expuestos a la Inseguridad Alimentaria.

Los países más susceptibles a tener problemas de inseguridad  alimentaria son los que tienen niveles de consumo de alimentos  promedio muy bajos, los que presentan grandes oscilaciones en los  suministros alimentarios unidos a un bajo nivel de consumo y los  que tienen una gran proporción de habitantes pobres. (78)

Las características comunes socioeconómicas, agro‑ecológicas, demográficas y educacionales constituyen factores de vulnerabilidad que operan simultáneamente en combinación para  aumentar el riesgo. Las familias más vulnerables a la inseguridad  alimentaria son precisamente aquellas más vulnerables a la degradación del medio ambiente, pobres condiciones sanitarias, contaminación y superpoblación. Si nos preguntásemos por qué, a pesar de los adelantos de la ciencia y de la tecnología y de los esfuerzos individuales, de los gobiernos y de organismos en desarrollo, hay aún tanta gente hambrienta sólo pudiéramos respondernos que ello se debe a la inequidad, tanto entre individuos en una misma región o país como entre países. (79,80)

Los grupos más expuestos a la Inseguridad Alimentaria son los que  figuran en cualquier lista de "desposeídos".

1. Campesinos pobres con producción marginal o inadecuada de    alimentos.

2. Núcleos familiares con mujeres al frente.

3. Núcleos familiares con gran número de integrantes.

4. Núcleos familiares situados en áreas ecológicamente  desventajosas.

5. Núcleos familiares con ingresos muy bajos para permitir el  acceso a suministros de alimentos adecuados en calidad y cantidad.

Los niños en los primeros años de la vida son los más vulnerables a la Inseguridad Alimentaria y a los riesgos nutricionales como  lo indican las tendencias de mortalidad, de ahí la necesidad de  garantizar el acceso a los alimentos. Con determinados niveles de  Seguridad Alimentaria Familiar y de higiene del medio algunas  familias y niños tienen mejor nutrición que otros. Un elemento  fundamental está en la capacidad de las mujeres para prestar  cuidados  alimentarios, lo cual está en íntima relación con el  tiempo disponible, los conocimientos nutricionales, el control de  los recursos del hogar y la existencia de determinados bienes de  consumo y de servicio. Las mujeres de los hogares pobres son más  susceptibles al deterioro de los ingresos y su volumen de trabajo  se ve más afectado por situaciones tales como, condiciones precarias de salud,  empeoramiento de los precios y dificultad de acceso a los servicios. La lactancia  materna es una de las actividades más importantes de la madre para  garantizar la Seguridad Alimentaria. (81,82,83)

La Seguridad Alimentaria, además de considerar la disponibilidad y suficiencia de alimentos, debe definir tres grandes grupos como población objeto que deben ser identificados por los sistemas locales de Seguridad Alimentaria:

1. Grupos vulnerables que por su condición biológica son más susceptibles a una ingestión deficitaria de alimentos. Estos son embarazadas, madres que lactan, niños, ancianos.

2. Grupos en riesgo integrados por la población con dificultades para acceder a los alimentos por su bajo ingreso familiar.

3. Grupos con estado nutricional crítico, población con desnutrición energética crónica.

Identificados los grupos, apoyado en los índices, se toman las decisiones y se evalúa el impacto de estas. Para evaluar los efectos de las políticas y los programas de Seguridad Alimentaria y monitorear el cambio se necesitan indicadores definidos según el marco político en que se desenvuelven las estrategias de Seguridad Alimentaria de cada país en cuestión. (84,85)

Políticas y  programas para la mejora de la Seguridad Alimentaria

La causa principal de la Inseguridad Alimentaria de los hogares es la pobreza por lo que para su mejora es necesario un suministro alimentario suficiente tanto en el país como en los hogares, proporcionar un grado razonable de estabilidad en los suministros de alimentos a lo largo del año y de un año a otro, y asegurar el acceso de todos los hogares a los alimentos ya sea comprándolos o produciéndolos; esto en otras palabras quiere decir que el logro de la Seguridad Alimentaria tiene tres dimensiones: en primer lugar el suministro alimentario suficiente tanto en el país como en los hogares, en segundo lugar hay que mantener un grado razonable de estabilidad en los suministros de alimentos a lo largo del año y de un año a otro y en tercer lugar es preciso asegurar el acceso físico y económico de todos los hogares a los alimentos, así como la capacidad para producir u obtener los alimentos que necesita. Las políticas deben estar en consonancia con las características del problema de la Seguridad Alimentaria en cada país, la naturaleza de los grupos vulnerables, la disponibilidad de recursos y la capacidad institucional y de infraestructura.

Se pueden establecer, no obstante, las siguientes estrategias en aras de la Seguridad Alimentaria de los hogares: adopción de estrategias de desarrollo global y políticas macroeconómicas globales que creen las condiciones necesarias para un crecimiento con equidad, aceleración del crecimiento en el sector alimentario y agrícola y fomento del desarrollo rural orientado hacia los pobres, mejora del acceso a la tierra y a otros recursos naturales, crédito a los hogares pobres, aumento de las oportunidades de empleo, planes de transferencias de ingresos, estabilización de los suministros alimentarios, mejora de la planificación y la acción en situaciones de emergencia, ayuda alimentaria, reforzamiento de los mecanismos de supervivencia en los hogares, y  políticas y programas participativos de Seguridad Alimentaria. (86)

Para el logro de la disponibilidad, acceso a los alimentos y estabilidad es muy importante la función de los gobiernos en la elección de políticas monetarias, fiscales, comerciales, sociales y de inversión con el fin de crear un entorno económico propicio al logro de la Seguridad Alimentaria haciendo frente a las fluctuaciones pasajeras y las tendencias a más largo plazo del suministro de alimentos. Así la capacidad de un país para el logro de la Seguridad Alimentaria depende de las políticas macroeconómicas y comerciales internas, la constitución de reservas de alimentos, la generación interna de divisas, el apoyo de los organismos internacionales al tipo de cambio y la balanza de pagos, los mercados de futuro como medio de estabilización y la reducción de la deuda externa de los países de bajos ingresos. Se debe lograr conseguir la seguridad mediatizada por el crecimiento antes que  la seguridad mediatizada por la ayuda. En sentido general para el logro de la Seguridad Alimentaria, fundamentalmente al nivel de los gobiernos se trabaja en: promoción de métodos adecuados para la producción de alimentos, mejoramiento de la distribución y comercialización de los alimentos, decisión sobre cuántos y cuáles alimentos importar y exportar, establecimiento de reservas estratégicas de alimentos para estabilizar los suministros y controlar los precios, control del subsidio de los precios de los alimentos básicos entre otros. Para la aplicación de las mencionadas políticas económicas es necesario un consenso político real y por último la Seguridad Alimentaria de cada país debe quedar bajo la competencia del gobierno nacional, conjuntamente con las autoridades locales y en colaboración con los grupos e individuos interesados dentro de la sociedad. (87,88,89)

Las políticas y programas para acelerar el crecimiento en el sector alimentario y agrícola y fomentar el desarrollo rural persiguen el aumento de la producción, el aumento de los empleos (con ello un mayor poder adquisitivo de los pobres), y por tanto el aumento de los alimentos necesarios para la Seguridad Alimentaria. Todo lo anterior se podría lograr con un incremento de los incentivos de producción y nuevas tecnologías para una mayor diversificación agrícola, con mayor acceso a la tierra y a los recursos hídricos, con la venta de productos comerciales que permita aumentar los ingresos, etc.

La estabilización de los suministros de alimentos podría lograse por diferentes vías:

· Almacenamiento adecuado de los productos alimenticios para épocas con problemas de cosecha, lo cual es muy costoso y necesita una infraestructura buena.

· Búsqueda de productos del mercado mundial, lo cual resulta muy costoso.

· Acudir a organizaciones internacionales que brinden ayuda, lo cual, al ser una ayuda, no resulta sostenible.

· Estabilización de los precios del mercado que es difícil por las condiciones del mercado.

· Política mixta que es lo mejor ya que consiste en la unión de cada una de las vías anteriores, tratar de lograr cierta estabilización de los suministros de alimentos usando como estrategia la combinación de las anteriores.

La concesión de créditos a los hogares pobres (los cuales después serán pagados con las ganancias) permite el aumento de los empleos por cuenta propia y sus consiguientes beneficios.

El aumento de las oportunidades de empleo puede lograrse mediante la realización de obras públicas que, además de generar estas fuentes de empleo, repercutiría en un beneficio de la infraestructura de la localidad. Es importante destacar aquí la necesidad de brindar a las personas que realizarán estas labores en lugares muy aislados o con muy malas condiciones los incentivos necesarios para que se sientan atendidos, con seguridad y con beneficios.

Los programas de transferencia de ingresos e intervenciones alimentario – nutricionales para aumentar el consumo de alimentos en los hogares pobres puede realizarse a través de programas de alimentación selectivos, cupones de alimentos y subvenciones destinadas a grupos concretos.

Los programas nacionales de planificación para la prevención y prestación de socorro en casos de urgencia dependen de la capacidad administrativa a escala local y a escala nacional para tratar los problemas de desastres mediante planes de socorro como el Sistema de Alerta Eficaz.

Los mecanismos que adoptan los hogares para hacer frente a las situaciones de emergencia se basan en tres fases de trabajo:

· Prevención de las pérdidas (evacuación de personas y recursos en peligro).

· Contención de los daños provocados por las crisis.

· Rendimiento del hogar.

Las políticas y programas participativos de Seguridad Alimentaria se basan en el logro de las estrategias para la Seguridad Alimentaria en los hogares:

· Descentralización y transformación de la función del estado que facilita la capacidad de autogestión y la sostenibilidad de las acciones.

· Uso de metodologías participativas como eje del proceso de trabajo.

·  Horizontalidad, coherencia e integridad de las acciones en el contexto de la Seguridad Alimentaria mediante el análisis de los factores socioeconómicos y culturales relacionados con ella (análisis multicausal de la Seguridad Alimentaria en la comunidad, con la participación de esta y elaboración de planes de acción).

· Multisectorialidad en el ámbito comunitario.

· Desarrollo de acciones del proceso en poblaciones de mayor riesgo biológico y social (focalización).

· Permanencia y autosostenibilidad.

· Educación integral continua con enfoque permanente. (90,91)

La elaboración y puesta en marcha de una política coherente de Seguridad Alimentaria constituye una de las piedras claves para el desarrollo socioeconómico de un  país. Ésta debe basarse en el análisis del balance de la oferta (producción y comercialización) y demanda (consumo) de los alimentos básicos en el ámbito mundial, nacional, regional y familiar, siendo el análisis a escala familiar la clave para determinar una política de Seguridad Alimentaria focalizada a los individuos, a los más vulnerables dentro de la familia. (92,93)

Conclusiones

La Seguridad Alimentaria en materia de alimentación, nutrición e ingresos en el hogar propiamente dicho puede mejorarse aplicando 3 estrategias: la resistencia del hogar para subvenir a sus necesidades alimentarias y otras de carácter básico de forma sostenible; la protección de la subsistencia impidiendo la erosión de los bienes nutritivos o ayudando a su recuperación; y el aprovisionamiento de víveres de subsistencia, cubriendo necesidades esenciales tanto alimentarias como de otro tipo para mantener los niveles nutricionales y salvar vidas. Este enfoque triple debe contemplarse como un todo, más que como elementos aislados, pues el objetivo último de cualquier actuación de desarrollo es fomentar los sistemas sostenibles de subsistencia en esferas de intervención. (94)

El acceso a los alimentos es una condición imprescindible para la Seguridad Alimentaria a escala familiar para lo cual existen dos vías principales de su logro:

1. Auto producción para el autoconsumo para las familias campesinas que producen sus alimentos para consumirlos, para estos es imprescindible:

· Suficientes tierras e insumos.

· Herramientas adecuadas.

· Semillas adaptadas y productivas.

· Técnicas agropecuarias mejoradas.

· Fertilizantes.

· Agua.

· Crédito agrícola accesible.

· Paz, sin conflicto armado ni violencia.

· Organización de la comercialización de los excedentes de cosecha.

· Organización campesina (Cooperativas).

2. Compra de alimentos: Los hogares que compran sus alimentos viven en su mayoría con ingresos monetarios (trabajo que permita devengar por lo menos un salario mínimo que le garante a él y a su familia cubrir sus necesidades alimentarias y no alimentarias) cercanos a los salarios mínimos oficiales. En muchos países donde hay suficiente oferta de alimentos la condición imprescindible para adquirirlos es tener un poder de compras suficiente. A escala nacional esto depende de la distribución de las riquezas (equidad) lo cual está ligado al desarrollo socioeconómico y humano. (95,96)

Resumen

El derecho de la alimentación está reflejado en el concepto de Seguridad Alimentaria, para comprender esto nos planteamos como objetivo realizar un estudio bibliográfico que reflejase principalmente los factores determinantes de esta y las vías o estrategias para mejorarla y por tanto, para garantizar el derecho a la alimentación de todas las personas.

La Seguridad Alimentaria es un factor de desarrollo económico, de bienestar emocional y psicológico que representa el acceso de todas las personas en todo momento a los alimentos necesarios para llevar una vida activa y sana. Este concepto refleja la disponibilidad de alimentos, el acceso a los mismos, la estabilidad de los suministros y del acceso, los cuidados nutricionales y la utilización biológica, como los determinantes de la Seguridad Alimentaria; o sea, es un complejo proceso el que la determinará por lo que se requiere de estudios específicos antes de diseñar las estrategias que podrían mejorar estos determinantes y finalmente la Seguridad Alimentaria. Dichas estrategias también deben considerar la naturaleza de los grupos más vulnerables a estados de Inseguridad Alimentaria, partiendo del hecho que la pobreza, muchas veces vinculada a la inequidad, constituye la causa básica.

Palabras claves: Seguridad Alimentaria

Abstract

The feeding right is reflected in the concept of Alimentary Security, to understand this, we consider as objective to make a bibliographical study that mainly shows the determinant factors of it and the ways or strategies to improve it, and therefore to guarantee the feeding right of all people.  Alimentary Security is a factor of economical development, emotional and psychological well-being that represents the access of people to necessary foods in order to have an active and healthy life.  This concept reflects the food availability, access to foods, supply and access stability, nutritional cares and biological use as determinants of Alimentary Security; it means, it is a complex process which will determine it, so it is required specific studies before designing the strategies that could improve these determinants and finally the Alimentary Security.  Such strategies must also consider the nature of more vulnerable groups to Alimentary Security, knowing the fact that poverty related to inequality constitutes the basic cause.

Key Words:  Alimentary Security

Referencias

1. Jiménez Acosta S. 1994.  Algunas consideraciones generales sobre la Seguridad Alimentaria. Tercer  Seminario Internacional de Nutrición; 1994 Ag; Riobamba (Ecuador): ESPOCH

2. Idem.

3. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación/Organización Mundial de la Salud. 1992.  Conferencia Internacional sobre Nutrición: Nutrición y desarrollo - una evaluación mundial -; 1992 Ag 18-24; Roma: FAO y OMS.

4. Eide A, A. Oshaug and W.  Eide 1992. Food security and the right to food in international law and development. New York: UNICEF; Vol. 1 (2)

5. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.1995. Cuestiones relacionadas con la pobreza rural, el empleo y la Seguridad Alimentaria. Cumbre Mundial sobre  el desarrollo 1995 Mar 6-12; Roma: FAO.

6. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación 1997. Declaración de Roma sobre la Seguridad Alimentaria Mundial y Plan de Acción de la  Cumbre Mundial sobre la Alimentación. Cumbre Mundial sobre la Alimentación; 1996 nov. 13-17; Roma: FAO.

7. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. 1995. Opciones y desafíos para la Seguridad Alimentaria de América Latina y el Caribe. Roma: FAO.

8. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación/Organización Mundial de la Salud. 1992., Op. cit.

9. Eide A., et. al., Op.cit.

10. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación 1995. Contexto socio-político y económico general para la Seguridad Alimentaria en los niveles nacional, regional y mundial WFS 96/TECH/5. Roma: FAO; 1995

11. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación 1996a. El Programa Especial para la Seguridad Alimentaria. Roma: FAO;

12. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.1997. Op. cit.

13. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación 2001. Inseguridad Alimentaria. La población se ve obligada a convivir con el hambre y teme morir de inanición. El estado de la Inseguridad Alimentaria en el mundo, 2001. Roma: FAO.

14. Idem.

15. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación 2000. Inseguridad Alimentaria. La población se ve obligada a convivir con el hambre y teme morir de inanición. El estado de la Inseguridad Alimentaria en el mundo, 2000. Roma: FAO.

16. Oenema S.  2001. La Seguridad Alimentaria en los Hogares. Chile: FAO-RLC.

17. Idem.

18. Jiménez Acosta S., Op.cit.

19. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación,1995. Op.cit.

20. Eide A., et. al., Op.cit.

21. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996a. Op.cit.

22. Idem.

23. Morón C. 1995. Seguridad Alimentaria en América Latina. Archivos Latinoamericanos de Nutrición. 45 (1): 329-37

24. Dehollaín P. 1995.Conceptos y factores condicionantes de la Seguridad Alimentaria en hogares. Archivos Latinoamericanos de Nutrición; 45 (1): 338-40

25. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996a. Op.cit.

26. Galeazzi M A. 1996. Exclusão social e Segurança Alimentar: A segurança alimentar e os problemas estruturais de acceso. In: Galeazzi M A (org.). Segurança Alimentar e Cidadania: A contribuição das Universidades Paulistas. Campinas: Mercado de Letras; 1996 .p.136-56

27. Jiménez Acosta S., Op.cit.

28. Galeazzi M A., Op.cit

29. Jiménez Acosta S., Op.cit.

30. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación 1996b. El estado mundial de la agricultura y la alimentación. Roma: FAO.

31. Idem.

32. Britos S. 2002. de Economía y Política Alimentaria. Hojas de Balance de Alimentos como instrumento de análisis de la Seguridad Alimentaria. Argentina; Disponible en: http://www.nutrinfo.com.ar. Acceso en: 14 diciembre 2002

33. Galeazzi M A., Op.cit

34. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996b. Op. cit.

35. Britos S.. Op. cit.

36. Jiménez Acosta S., Op.cit.

37. Britos S.. Op. cit.

38. Jiménez Acosta S., Op.cit.

39. Galeazzi M A., Op.cit

40. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación  1996c Alimentos para todos. Roma: FAO.

41. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996b. Op. cit.

42. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996c. Op. cit.

43. United Nations Children’s Fund. 1994. Urban Poor and Household Food Security: Policy and proyect lesson of how gobernments and the urban poor attempt to deal with household food insecurity, poor health and malnutrition: Concepts, evidence and case studies. New York: UNICEF.

44. Eide A., et. al., Op.cit.

45. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996b. Op. cit.

46. Dehollaín P., Op. cit.

47. Eide A., et. al., Op.cit.

48. Jiménez Acosta S., Op.cit.

49. Eide A., et. al., Op.cit.

50. Chen R S and R.W. Kates 1994. World food security: prospects and trends. Food Policy 19: 192-208

51. Eide A., et. al., Op.cit.

52. Dehollaín P., Op. cit.

53. Frankenberger T R, and M.K. McCaston 1998. The household livelihood security concept. Food, Nutrition and Agriculture; 22: 30-5

54. Jiménez Acosta S., Op.cit.

55. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación/Organización Mundial de la Salud. 1992., Op. cit.

56. Eide A., et. al., Op.cit.

57. Dehollaín P., Op. cit.

58. Jiménez Acosta S., Op.cit.

59. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación/Organización Mundial de la Salud. 1992., Op. cit.

60. Eide A., et. al., Op.cit.

61. Morón C.,Op. cit.

62. Maxwell S, and T.R. Frankenberg 1993.. Household food security: Concepts, Indicators, Measurements: A technical review. New York: UNICEF/IFAD.

63. Jiménez Acosta S., Op.cit.

64. Dehollaín P., Op. cit.

65. Jiménez Acosta S., Op.cit.

66. Dehollaín P., Op. cit.

67. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996b. Op. cit.

68. Jiménez Acosta S., Op.cit.

69. Oenema S., Op.cit.

70. Delgado H. 1996. Seguridad Alimentaria y Nutrición en hogares rurales y urbanos: Experiencias en la región centroamericana. Guatemala: INCAP/OPS.

71. Oenema S., Op.cit.

72. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.1995, Op.cit.

73. Oenema S., Op.cit.

74. Dehollaín P., Op. cit.

75. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996b. Op. cit.

76. Chen R S and R. W.Kates, Op. cit.

77. Young F. 1994. The structural causes of infant mortality decline in Chile. Social Indicators Research; 32: 133-52

78. Jiménez Acosta S., Op.cit.

79. Idem.

80. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996a. Op.cit.

81. Oenema S., Op.cit.

82. Britos S.. Op. cit.

83. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación 1991.  Creación de un mundo bien alimentado. Roma: FAO.

84. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996a. Op.cit.

85. Oenema S., Op.cit.

86. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación/Organización Mundial de la Salud. 1992., Op. cit.

87. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 1996b. Op. cit.

88. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación 1994. Evaluación de la situación actual en materia de Seguridad Alimentaria Mundial y evolución reciente  pertinentes: Comité sobre Seguridad Alimentaria: 19 Período de sesiones C.F.S. 94/2. Roma: FAO.

89. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación 1997. Agricultural Policy and Economic Development Series. Food Security Strategies: The Asias Experince. Roma: FAO.

90. Morón C. Políticas y estrategias para la Seguridad Alimentaria en el hogar. Archivos Latinoamericanos de Nutrición 1995; 45 (1): 374-78

91. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación/Organización Mundial de   la Salud 1992. . Mejora de la Seguridad Alimentaria en los Hogares. Conferencia Internacional sobre Nutrición: Elementos principales de estrategias nutricionales; 1992 Ag 18-24; Roma: FAO y OMS.

92. Gebauer H. 1994.Esbozo de una política de Seguridad Alimentaria. Tercer  Seminario Internacional de Nutrición; 1994. Ag; Riobamba (Ecuador): ESPOCH.

93. Feliciello D, e R.W. García 1996. Cidadania e Solidariedad: as ações contra a miséria. In: Galeazzi M A (org.). Segurança Alimentar e Cidadania: A contribuição das Universidades Paulistas. Campinas: Mercado de Letras; p. 215-31

94. Frankenberger T R and M.K. McCaston, Op.cit.

95. Joseph L. 1995. Condiciones imprescindibles para la Seguridad Alimentaria a escala familiar. Archivos Latinoamericanos de Nutrición 45 (1): 387-90

96. Aguirre P.1995. Papel de las estrategias domésticas de consumo en el acceso a los alimentos. Archivos Latinoamericanos de Nutrición; 45 (1): 341-50

 



Revista de la Facultad de Salud Pública y Nutrición
Ave. Dr. Eduardo Aguirrre Pequeño y Yuriria ,
Col Mitras Centro, Monterrey, N.L. México 64460
Tels. (8)348-4354, 348-6080, 348-6447
respyn@faspyn.uanl.mx